21 junio, 2016

Guía para Runners (parte 9): Consejos

consejos

El Equipo de Redacción de SegurosDEPORTE te trae la novena parte de la Guía para Runners en la que te daremos algunos consejos generales para que puedas desarrollar tu actividad deportiva favorita.

Guía para Runners: Consejos

Correr con un socio

Correr con alguien puede ser una gran manera de mantener la motivación, ponerse al día y tener un gran entrenamiento. Un compañero de carreras te da por lo menos ese punto de competitividad tan necesario. Para encontrar un buen compañero para hacer running debemos asegurarnos de que:

  • Corre a un ritmo cómodo y podemos regular cuando es demasiado rápido o lento.
  • Se adapta a un horario.

Planificar la carrera previamente ¿Váis a competir por resistencia y tiempos o solo es un entrenamiento ligero?


Seguros para DEPORTISTAS Seguros para DEPORTES

Más Información


Llevar un Camelbak

Para aquellos que no lo conozcan, un Camelbak es una mochila ligera para hidratarnos mientras corremos.

Si estás planeando hacer un recorrido más largo, es recomendable que portes una Camelbak. Será casi necesario para la mayoría de las carreras trail más largas. Te damos algunos consejos:

  • Si puedes oír el chapoteo del agua, es porque todavía hay aire en el saco.
  1. Colócala boca abajo. 
  2. Succiona todo el aire hacia fuera. 
  3. Colocarla en la posición correcta.
  • Ajusta tu Camelbak para que no oscile de lado a lado.
  • Si las correas te aprietan o dejan marca deberás aflojarlas ligeramente.

Ajusta tu apretada agenda

Mucha gente suele pensar (quizás no en voz alta, pero al menos a sí mismos) que su agenda está demasiado ocupada y no hay espacio para correr. Sin embargo, sólo el hecho de que hayas llegado hasta aquí, demuestra que ya has dado el primer paso. Te damos un par de consejos para ayudarte:

  • El dicho dice que si necesitas que se haga algo, encárgaselo a alguien que no tenga tiempo para hacerlo. Si estás ocupado, tu eres el candidato perfecto.
  • Trata de convertirlo en una parte de tu vida. Que sea un hábito. La forma de hacerlo es mediante la práctica durante la mayor cantidad de días de la semana como sea posible, incluso aunque sólo sea para correr 20 minutos por día. Abarrotar toda tu actividad en un solo día a la semana es estresante y puede dar lugar a lesiones.
  • Hacer trabajo de velocidad y subidas. Se trata de sesiones de tiempo muy eficientes que nos vienen muy bien para evitar «apuros».
  • Llévate las zapatillas de correr al trabajo y oblígate a salir a correr cuando llegues a casa.
  • Trata de correr con un compañero.
  • Si realmente no cabe el entrenamiento en tu jornada debes volver a revisar cuidadosamente tu horario para hacerlo más sostenible.

Con el tiempo y práctica te darás cuenta que estarás atrapado en el encanto del Running y comenzarás a dormir mejor, comer mejor y tu cuerpo comenzará a desear el ejercicio.

Las ampollas

Los zapatos no causan ampollas, los calcetines son los responsables de estas heridas. Elige calcetines lisos. Tus pies se frotan contra el calcetín. Trata de humedecer los pies con una crema hidratante a base de aceite para disminuir la fricción. Mantén los pies secos y si tus pies sudan mucho, asegúrate de usar calcetines gruesos. Una vez que hayas probado estas cosas, es momento de revisar tu calzado.

Hasta aquí nuestra serie de consejos de la novena entrega de nuestra Guía para Runners. Si quieres que te avisemos de nuestras próximas entregas no dudes en suscribirte al blog: Suscripción.